sábado, 12 de junio de 2010

“LOS AMANTES” (2009), Poderosamente Melancólica



James Gray trabaja por tercera vez con Joaquin Phoenix en “Los Amantes” (2009), un duro drama romántico, nominado para la Palma de Oro en Cannes y para el Cesar en Francia. Se trata de un film oscuro, de talante triste, que con una historia simple pero con excelentes actuaciones y resaltante realización se convierte en una cinta que vale la pena ser vista. Se trata, de un director y guionista interesante, que ha hecho excelentes películas como Little Odessa (1994), por la cual obtuvo el león de Plata en Venecia, The Yards (2000) y Dueños de la Noche (2007) competidora por la Palma de Oro en el Festival de Cannes, todas relevantes muestras del mejor cine negro. “Los Amantes” puede engañar por su título, si bien no está el elemento del crimen se trata de una cinta verdaderamente dramática en la cual este creador sigue ratificando su talento para entregarnos un cine emocionalmente intenso.

La película nos cuenta la historia de Leonard que ha vuelto a casa de sus padres después de una ruptura sentimental y un intento de suicido. El muchacho trabaja en la tintorería de su progenitor, llevando una vida solitaria y torturada, envuelto en los recuerdos del amor perdido y deseando la muerte. Su condición de bipolar no lo ayuda, siendo bastante inestable en sus emociones y cambios anímicos lo que Leonard esconde tras una careta de supuesta calma y afabilidad. Su familia tratará de ayudarlo presentándole a la hija de unos amigos, con quienes planean una fusión comercial, que si sus hijos se casaran quedaría en el círculo familiar. Ambas familias de procedencia judía, tienen costumbres y creencias en común y el fuerte deseo de unir a sus hijos. Es así como Leonard conocerá a la bella Sandra, una chica tranquila y comprensiva que no demorará en expresar su interés por él. El joven se siente atraído hacia la chica, pero es su vecina, la complicada Michelle, quien le roba verdaderamente el aliento. Las dos muchachas son antagónicas, por un lado está la amable Sandra dispuesta a aceptar y amar a Leonard casi incondicionalmente, por otro la fascinante Michelle, mucho más inaccesible, envuelta con un hombre casado pero cuya intensidad despertará la pasión de Leonard que sentirá empatía por su remolino emocional, viéndose de alguna manera reflejado en ella. El dilema de Leonard se va acrecentando, casarse con la chica perfecta que su familia aprueba y que le proporcionará trabajo seguro para sustentar a su futura familia o huir con una extraña rumbo a lo desconocido dejándose llevar por el deseo. Lo que aprenderá Leonard es que a veces la vida no nos deja decidir el camino a seguir sino que son las circunstancias del destino las que marcan el siguiente paso ratificando la inevitabilidad de la existencia.

El film está centrado en desarrollar el personaje de Leonard y se sustenta principalmente en la excelente actuación de Phoenix, quien nos quita el aliento con su desgarrada interpretación y se devora la pantalla. Este actor sigue demostrando film tras film su carismático talento. El guión realmente no ofrece mucho, es simple y algo previsible. El film se basa en un buen reparto y en la cuidada dirección de James Gray, intimista y sencilla, con planos al servicio de la historia y una destacada fotografía de corte melancólico. Se trata de una trama bien construida pero que podría haber ahondado más en los personajes femeninos que quedan un tanto relegados así como en ciertas escenas claves. Sin embargo es un film espléndido, diferente y con un toque de ambigüedad onírica que le da un incisivo dramatismo. Lírica, efusiva, hermosa, triste y brutal son algunos de los adjetivos que me inspira esta historia de amor y desamor en cuya tragedia reside su virtud, Imperdible!

por Henry Huamán Machuca

Reacciones:

1 criticas cinéfilas :

Sergio dijo...

Vi esta película ayer y me pareció muy buena. Las actuaciones son excelentes, no sólo de los personajes que forman el triángulo amoroso, sino de los secundarios también. Ésta es una historia en apariencia simple pero que invita mucho a la reflexión. El director supo darle ese aire melancólico a las escenas.

Quiero ver las películas que has mencionado. Si son del mismo director y también con Phoenix, serán dignas de ver.