martes, 18 de mayo de 2010

MiniCríticas: "ROBIN HOOD" y "IRON MAN 2"

ROBIN HOOD (2010)

Director: Ridley Scott
País: EE.UU. Género: Épico
Intérpretes: Russell Crowe, Cate Blanchett, William Hurt, Max von Sydow, Mark Strong, Matthew Macfadyen y Danny Huston

Sinopsis:

Robin Longstride es un hábil arquero que ha servido por diez años en las cruzadas a las órdenes de Ricardo Corazón de León. Cuando por fin regresa a Inglaterra, Robin ve cómo sus gentes malviven bajo el tiránico mandato del rey Juan. El destino convertirá entonces al humilde Robin en la única esperanza para el pueblo de Inglaterra.

Crítica: A nadie le amarga un dulce, pero cuando el sabor que encuentra en su paladar es diferente al que anunciaba el envoltorio, tiene derecho a sentirse defraudado. Prometía Ridley Scott una visión más oscura, creíble, tal vez más moderna y cercana del mito de Robin Hood cuando en realidad su película es sencillamente una divertida precuela de aventuras que logra una mayor verosimilitud alejándose de la visión más colorista y lúdica del personaje. Este Robin Hood es un antihéroe de clase humilde y bajo perfil que regresa a su pasado para abrazar un trascendental destino, al tiempo que intenta mantenerse honrado y vivo mientras esquiva las siempre peligrosas maquinaciones palaciegas. El ladrón encapuchado ya no es ese del cuento y pierde sus calzas chillonas, su glamour y su burlona personalidad, pero gana en conflictos y en humanidad.


Russell Crowe aprovecha a la perfección a un personaje diseñado a su medida, rivalizando en habilidad con una (como siempre magnífica) Cate Blanchett que da rostro a una Marian independiente, dura, valiente y directa. El buen trabajo de protagonistas y de secundarios notables confirma que la apuesta de Scott vuelve a ser por la fuerza de sus intérpretes y por el poderío de la imagen, mimada de nuevo por la cámara del británico y convertida una vez más en su mejor arma. El veterano cineasta, genio irregular, no crea por tanto la revisión anunciada de la leyenda, sino una narración de sus orígenes que aporta un relato novedoso desde un punto de vista no tan diferente de lo habitual. Robin Hood no es un drama histórico, ni un thriller medieval, ni una obra épica, sino un filme de aventuras que no evita los convencionalismos del género, pero que sí logra explotarlos con dignidad. Digamos, siendo justos, que puede que Scott no haya fallado el tiro, sino que tal vez apunto en otra dirección.


IRON MAN 2 (2010)


Director: Jon Favreau
País: EE.UU. Género: Acción/Comic
Intérpretes: Robert Downey Jr., Gwyneth Paltrow, Don Cheadle, Scarlett Johansson, Mickey Rourke, Sam Rockwell y Samuel L. Jackson

Sinopsis: Tras desvelar al mundo su identidad como Iron Man, Stark tendrá que hacer frente a los intentos del gobierno de su país por hacerse con la tecnología de su armadura. Esos mismos deseos los comparte Hammer, un magnate armamentístico que tendrá en Ivan Vanko, un díscolo físico que odia a Stark, un improvisado aliado.

Crítica: A estas alturas el público tiene motivos para recibir con suspicacia y escepticismo cualquier secuela llegada de Hollywood, después de años de franquicias quemadas por la errónea doctrina de ofrecer sistemáticamente siempre más, pero sin tener muy claro de qué. Para regocijo de sus fans, Jon Favreau y Marvel conocen exactamente los motivos de su éxito. Pese a no contar con el factor sorpresa, “Iron Man 2” ofrece los mismos elementos que convirtieron en un éxito a su predecesora, aumentándolos cuando es debido y mejorándolos cuando se presenta la oportunidad. Como ocurría en la primera parte, la película muestra un notable equilibrio al ofrecer dosis similares de humor, diversión y acción, permitiéndose además mostrar a un héroe tocando fondo y una irónica visión sobre el cuestionable sentido común del militarismo. Es evidente que Jon Favreau le ha cogido el truco a Iron Man gracias a una visión precisa de su universo y una aceptación sincera de su frivolidad, de su egoísmo, de su afán autodestructivo y su genialidad. Favreau no intenta cambiar al héroe, edulcorarlo o hacerlo más correcto porque cree en él tanto como ese genio llamado Robert Downey Jr que lo interpreta de forma memorable.

El director se concentra entonces en sacar el máximo partido a su protagonista, a los personajes que le rodean y a los actores que les dan vida, aprovechando al límite al viejo rockero Mickey Rourke, al enérgico Sam Rockwell, a la candorosa Gwyneth Paltrow y al siempre camaleónico Don Cheadle. Del mismo modo Marvel demuestra por fin su incontestable seguridad en que su principal activo son sus personajes, iconos del noveno arte que en el filme se trasladan al séptimo con absoluta naturalidad. Iron Man 2 se convierte también en una parte más del rompecabezas que tiene la compañía en mente para crear un universo sólido, sirviendo de presentación para personajes como la curvilínea, ágil y dura Viuda Negra de Scarlett Johansson, el agresivo Nick Furia de Samuel L. Jackson o el héroe cuya llegada se anticipa en el inevitable guiño que aparece tras los créditos. Así Iron Man 2 es un auténtico cómic Marvel rodado, con acción a raudales, héroes atípicos y un gran derroche de medios para un magnífica propuesta de entretenimiento en la que se apuesta por la calidad en todos sus aspectos, revelando que todo buen hardware necesita detrás una mente clara que lo maneje.

Reacciones:

0 criticas cinéfilas :